Estadística

Abortos cometidos en España en cifras

    En 1985, bajo el gobierno del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) de Felipe González Márquez, el Congreso Español aprobó el artículo 417 bis del Código Penal mediante la Ley Orgánica 9/1985, sancionada con la firma del rey Juan Carlos I de España que entró en vigor el 5 de Julio de este mismo año, que despenaliza el aborto a petición en tres supuestos: “cuando peligra la vida de la madre o su salud mental”, sin límite de tiempo del embarazo; “cuando el embarazo se ha producido por violación” durante las 12  primeras semanas y  - “cuando el feto (bebé) presenta graves taras físicas o psíquicas”  durante las 22 primeras semanas, para eliminar a seres humanos discapacitados antes de que nazcan.

    El 5 de Julio de 2010, bajo el gobierno del PSOE de Jose Luis Rodríguez Zapatero, entró en vigor en España la ley Orgánica 2/2010, de “Salud Sexual y Reproductiva” (Ley Aído), sancionada también con la firma del rey Juan Carlos I de Esapaña, que contempla el aborto a petición como "derecho" de la mujer, al que la mujer puede someterse siempre que lo haga dentro de las 14 primeras semanas de embarazo. Se amplía este “derecho” hasta las 22 semanas de gestación si el embarazo supone un “grave riesgo para la salud física o psíquica de la madre”, o si el bebé presenta “graves anomalías”, presentando un simple informe médico. Las menores de edad, pueden acogerse a este “derecho” sin consentimiento paterno.

    Por su parte el gobierno de la otra gran formación política que es el Partido Popular (PP), y que previamente se había manifestado contra las leyes del aborto del PSOE, no sólo no ha cambiado ni derogado aún dichas leyes que el PSOE impuso, sino que además ha seguido permitiendo e impulsando el negocio del aborto financiándolo tanto dentro como fuera de España con el dinero de todos/as los contribuyentes. En diciembre de 2013, el gobierno del PP, probablemente queriendo contentar tanto a su electorado como al de la oposición, ha presentado un nuevo anteproyecto de ley llamado "Protección de la Vida del concebido y de los derechos de la mujer embarazada" que aún debe ser revisado y aprobado y que parece mejorar en algunos puntos la protección de los/as no nacidos/as y de las mujeres frente al negocio del aborto. Pero algunos destacados políticos pro-vida opinan que este anteproyecto no es ni siquiera mejor que la ley anterior de Bibiana Aído ( (1) y (2) ).

  En cualquier caso, y para todas las leyes y/o anteproyectos de ley anteriores, la inmensa mayoría de los abortos cometidos se acojen al supuesto de “grave riesgo para la salud física o psíquica de la madre”, lo cual, dicho sea de paso, es además de un inmenso coladero, una incongruencia, un fraude y una contradicción máxime cuando el aborto a petición en sí mismo deja graves secuelas psicológicas en la mujer.

El viejo truco de inflar las cifras

    Por otro lado es bueno recordar que cuando en 1985 se despenalizaba el aborto a petición en España, en el debate público del aborto se esgrimía la excusa de la existencia de hasta 300.000 abortos anuales que se calculaban se estaban cometiendo en la clandestinidad y que por lo tanto éstos ponían en grave riesgo la vida de muchas mujeres. Sin embargo, al año siguiente de la despenalización se registraron tan solo 467 abortos “legales”. Además, a día de hoy todavía no se ha llegado ni a la mitad de esa desorbitada y peregrina cifra de los 300.000 abortos anuales, a pesar de que la población en España ha aumentado desde entonces.

    Eso sí, a partir de 1985, el aborto a petición no hizo sino crecer rápidamente casi todos los años en España, hasta alcanzar más de 100.000 abortos. Paradojas de la vida: aquellos datos ofrecidos a la opinión pública como estimaciones de una realidad falseada, acabaron siendo más bien vaticinios de la degradación moral y de anti-derechos humanos que estaba por llegar. Lo cual demuestra que las políticas sociales no siempre se limitan a dar marco legal a las realidades sociales.

    Por eso, los 300.000 abortos fueron un invento y una estafa inmesa para intentar convencer a la opinión pública española de que el aborto legal era necesario para evitar el peligroso aborto clandestino y protejer así la salud de las mujeres. Y por consiguiente cualquiera que se opusiera a ello, era considerado, entre otras cosas, como un intolerante o retrógrado que se oponía a proteger la integridad y la seguridad de las mujeres. Sucia estrategia mediática de inflar las cifras que ya denunciara por experiencia propia el ex-abortista Bernard Nathanson como paso previo para conseguir la legalización del aborto en varios países.

    Así, los 300.000 abortos no existieron nunca. Y esto se puede verificar a partir de la serie de datos de las mujeres que iban a abortar a Londres justo antes de la legalización y el número de abortos que se cometían en España a partir de la legalización. Con ello, la cifra máxima que es sostenible se puede obtener sumando esos dos datos: por un lado, los abortos legales cometidos en Londres por parte de mujeres españolas, más los abortos que se podían producir en la propia España. Todo esto nunca superó los 25.000 abortos. Esta es la realidad pura y dura. Y esta cifra es consistente con la curva de crecimiento que han seguido los abortos en nuestro país. Es decir, la tesis de los falsos 300.000 abortos clandestinos, habría afectado hasta casi la mitad de las mujeres y habría tenido un brutal impacto sobre la natalidad, cosa que no ocurrió, lo cual ha ha demostrado lo desmesurado de la cifra. Porque después de tantos años y a pesar de que España es el país donde más ha crecido el aborto cuando en los restantes está estabilizado o disminuye, con la excepción de Gran Bretaña, esto solo viene a decirnos que quienes planteaban no ya los 300.000, que era la hipótesis máxima, sino incluso los 150.000 que era otra cifra que se manejó, eran pura demagogia y estafa.

    La utilización de estadísticas de abortos clandestinos tiene la particularidad de que como son clandestinos nadie puede verificar exactamente cuántos son. Pero, incluso cuando se manejan datos inventados, la manipulación se ha de hacer bien porque de lo contrario otros datos relacionados resultarían absolutamente incoherentes. Por ejemplo, si en un país hay una gran abundancia de abortos clandestinos esto se debería reflejar en un índice de mortalidad materna más elevado. Si no es así, esto significa que la ficción de la clandestinidad es evidente. Es el caso de Chile e Irlanda, países que hasta ahora han tenido fuertes restricciones al aborto y sin embargo han tenido mejores índices de salud materna.

Fuentes:

La gran manipulación de las cifras de aborto:

    http://www.forumlibertas.com/frontend/forumlibertas/noticia.php?id_notic...

La demagogia de Elena Valenciano y los centros abortistas:

    http://www.forumlibertas.com/frontend/forumlibertas/noticia.php?id_notic...

---

Advertencia: El Ministerio de Sanidad de España designa el aborto a petición con el eufemismo de "Interrupción Voluntaria del Embarazo". Esta definición es fraudulenta y engañosa. Genéricamente una interrupción indica la parada de un proceso que, en general, podría continuar más adelante. Debido a que el aborto a petición acaba violentamente torturando hasta la muerte a un bebé no nacido en el seno materno, este mismo embarazo ya no puede continuar. Por eso el aborto a petición es más bien una destrucción antes que una interrupción. El aborto a petición tampoco es del todo voluntario desde el momento en que el aborto se ofrece en general bajo engaños con muchas facilidades o como si de un producto comercial más se tratara y no se informa ni se proporciona evidencia alguna a la mujer embarazada de las graves consecuencias físicas para el bebé no nacido y sobretodo psicológicas que sufrirá la madre de por vida. Y tampoco es del todo voluntario desde el momento en que muchas mujeres en situación de vulnerabilidad social son presionadas al aborto por su entorno social, a veces por su entorno de atención médica cuando se sospechan problemas de salud e incluso en algunos casos las mujeres también son presionadas con violencia y amenazas por parte de sus parejas en un entorno de violencia doméstica.

    Como ejemplo aclaratorio, nótese que ningún medio de comunicación ni organización del estado se ha referido hasta ahora a un suicidio por ahorcamiento como "Interrupción Voluntaria de la Respiración"

Se recogen a continuación datos oficiales que fueron proporcionados por el Ministerio de Sanidad de España:

1985 9
1986 467
1987 16.766
1988 26.029
1989 30.552
1990 37.231
1991 41.910
1992 44.962
1993 45.503
1994 47.832
1995 49.367
1996 51.002
1997 49.578
1998 53.847
1999 58.399
2000 63.576
2001 69.857
2002 77.125
2003 79.788
2004 84.985
2005 91.664
2006 101.592
2007 112.138
2008 115.812
2009 111.482
2010 113.031
2011 118.611
2012 113.419
2013 108.690
2014 94.796
2015 94.188
TOTAL 2.104.208

 

A estas cifras habría que añadir todos los abortos químicos extrahospitalarios no registrados cometidos mediante abortifacientes de farmacia, tales como la Píldora del Día Después (PDD).

Otros datos estadísticos on-line aquí.

Para estadísticas de abortos cometidos en el resto del mundo, puede visitar el Archivo Johnston.

Por su interés añadimos un comentario de Rescatadores Juan Pablo II